×

El Blog de La Fábrica de Solfa

Inicio / Blog / Desde el balcón rural

Desde el balcón rural

Desesperación desde el balcón rural. #yomequedoencasa


El 13 de marzo, iniciamos un camino sin retorno: por respeto y compromiso social hacia nuestras gentes que viven en el territorio rural, muchos negocios tuvimos que cerrar. Nos adentramos en un desierto… No sabemos qué destino nos deparará. Iniciamos campañas como la de ‘no anules tu reserva’, con la idea de mitigar el impacto económico que iba a sufrir el mundo rural, y adaptarnos a la nueva situación. Después de las medidas adoptadas por el Gobierno central, nos hemos acogido a los ERTES. Hemos ido en busca de financiación para salvar nuestros negocios, pero después de 15 días no sabemos nada: los bancos y la administración aún no se han pronunciado.

El momento es agónico. Como emprendedores y líderes rurales, esta crisis inesperada nos ha hecho reaccionar de una manera clara y alta, poniendo por delante a nuestros seres queridos, que pueden morir y a quienes les hemos transmitido que esta pandemia puede afectar a muchos de nosotros. Podemos contagiarnos y quedarnos solos, afrontando lo que nos depare el destino: la muerte o la supervivencia. Pero también nuestras empresas, que son nuestro sustento, pueden desaparecer.


Estoy preocupado por nuestra existencia, por mi negocio, por el sector turístico y por el desarrollo de los sectores con quienes siempre voy de la mano: la ganadería y la agricultura.
Agradezco a todos los que hacen posible que esta pandemia no se extienda tanto, y sobre todo, a aquellos que nos están cuidando. En este momento, necesitamos grandes líderes que sean capaces de tomar grandes decisiones, tanto sanitarias como sociales y económicas.

Javier Moragrega

Entradas relacionadas